Home / Blog / Diluir las preocupaciones

Diluir las preocupaciones

Debido a la presente coyuntura económica, éstos son momentos en los que la gente tiende a preocuparse muchísimo, y a pasarlo muy mal debido a la incesante inquietud sobre el futuro.

El hábito de preocuparse está tan anclado en nosotros, que parece difícil de modificar y por supuesto de detener. Desde bien jóvenes nos inculcan que hay que preocuparse por el futuro, que es condición sine quanum para convertirse en un adulto responsable el preocuparse.

Lo que ocurre es que un exceso de preocupación empieza a inundar nuestra mente consciente y esto provoca un estado de ansiedad bajo el cual es imposible pensar con claridad y racionalidad.

¿Qué podemos hacer para NO permitir que la preocupación nos domine?

  1. Enfrentarnos a los miedos subyacentes para poder buscar soluciones
  2. Hablarlo con otros, con personas de confianza o con un terapeuta
  3. Escribir, anotando las razones por las cuáles lo temido puede no ocurrir
  4. Tomar acción, examinando las opciones que tenemos
  5. Relajación y visualización, para cambiar la inquietud por pensamientos positivos
  6. Actividad física, para disminuir la  tensión y quemar adrenalina
  7. Mejorar la dieta, disminuir la cafeína de cafés y colas que contienen estimulantes
  8. Utilizar terapias alternativas, la homeopatía, acupuntura, osteopatía, yoga… ayudan a relajar las tensiones y carecen de efectos secundarios

Sobre Mónica Esgueva

Check Also

Lectura del capítulo “Juzgar y criticar” del libro MINDFULNESS en YouTube

Hemos subido al canal de YouTube de Mónica la lectura del capítulo “Juzgar y criticar”, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *